lunes, 30 de noviembre de 2009

El proceso de la trata de Personas

El delito de trata de personas es un proceso que incluye muchas acciones: la captación, el reclutamiento o secuestro, el traslado (ya sea dentro de un mismo país, o entre distintos países), la recepción y la acogida de la víctima en el lugar de destino, y su explotación en un contexto de amenazas, coacción, violencia y engaño. Esta secuencia de acciones es llevada a cabo por redes o asociaciones criminales (redes de tratantes) cuyos distintos miembros identifican y reclutan a las futuras víctimas; organizan, gestionan y financian sus traslados para luego explotarlas, venderlas, alquilarlas a terceros a cambio de dinero u otros beneficios. Los tratantes se aseguran mediante amenazas, coacción, engaños, deudas y todo tipo de violencia, iniciándolos al consumo de drogas y tratos crueles inhumanos o degradantes, que las víctimas no puedan escapar de la situación de esclavitud o servidumbre en la que se encuentran. Teniendo en cuenta el enorme poder corruptor de las redes de crimen organizado que gerencian la trata, con frecuencia hay funcionarios públicos corruptos que protegen o están asociados a estas redes.

¿Cómo funciona la trata de personas?
Algunas personas son atraídas con promesas de dinero, de trabajos bien remunerados, beneficios económicos y a veces de educación. También hay casos donde las personas son reclutadas mediante agencias que ofrecen trabajos y arreglan todo lo indispensable para que la persona realice el viaje. Otras veces directamente se recurre a la violencia física y al secuestro de la persona.
Generalmente el tratante corre con estos gastos –por ejemplo los documentos necesarios para salir del país, los pasajes, la visa, - para luego poder crear una deuda. En el momento en el que la víctima llega a su destino final, se encuentra con que la deuda aumenta día tras día, pues deben pagar por su comida, hospedaje y otras cosas que decida el tratante.
Para que la explotación de la víctima sea efectiva, el tratante mantiene constantemente el control sobre la víctima. El temor es usado para someter a las personas; por lo general esto se hace recordando a la víctima la deuda que tiene y que ellas están para que los tratantes ganen plata; usando la violencia, tortura, violaciones e intimidación. Amenazas contra la familia y los amigos son comunes para hacer que cumplan con lo que los tratantes piden.
Además los tratantes les quitan sus documentos de identidad y les dicen a las personas que serán deportadas y encarceladas si acuden a la policía.

Etapa de explotación (Sexual)
Va a depender de las condiciones de la industria del sexo del lugar de destino, dependiendo del nivel de control ejercido por la policía. Las víctimas tendrán que prostituirse en las calles o en burdeles, clubes nocturnos, casas de masaje, saunas, hoteles y domicilios particulares, realizando extensas jornadas de trabajo, sin derecho a descanso, y siendo obligadas a atender todos los servicios sexuales exigidos por los clientes. Como en el mercado del sexo hay una gran rotación debido a la siempre presente demanda por “nuevas niñas”, el explotador, con el objetivo de obtener mayores ganancias, mantiene contactos permanentes con las redes de seducción, con vistas a “renovar el grupo de mujeres”. En esta lógica de mercado, para abrir “nuevas plazas” en su “establecimiento”, el explotador permite la desvinculación de las personas traficadas.

¿Quién es el tratante?
Muchas y distintas personas son tratantes que intervienen en varias funciones en el proceso de la trata de personas. Tratante puede ser quien recluta, quien organiza el viaje o tramita los documentos, quien acoge la persona a su llegada, quien amenaza, golpea y obliga a trabajar. Toda esta cadena de personas son vinculadas por el conocimiento de que la victima va a ser explotada, utilizada como un objeto.
Algunos tienen agencias de empleos o de viajes. También pueden ser familiares o amigos. No existe un perfil de los tratantes, pues muchos tipos de personas pueden estar buscando ganar dinero a costas del sufrimiento y la explotación de otros.

Posiciones de los distintos integrantes de las redes de trata:
-Inversores: Aplican recursos y supervisan todo el emprendimiento. Seductores: Identifican personas vulnerables, hacen falsas propuestas de trabajo o promesas de beneficios.
-Transportadores: Llevan a las víctimas de sus ciudades de origen hasta la ciudad de destino.
-Funcionarios públicos corruptos: A cambio de soborno, conceden documentos falsos a la organización y otros medios de permitir el traslado de las víctimas.
-Informantes: Almacenan datos sobre los servicios de represión, sobre las rutinas de inspección de la inmigración y cualquier otra información que pueda ser necesaria.
-Guías: Reciben a las víctimas y las acompañan de un punto de tránsito al otro.
-Guardias: Inmigrantes ilegales que mantienen el orden durante el trayecto, generalmente por medio de la fuerza física o amenazas.
-Cobradores: Cobran los costos del viaje hasta el país de destino.
-Lavadores de dinero: Cubren el rastro del dinero, el cual puede ser reinvertido en actividades criminales complementarias o en actividades legales dispersas.
-Especialistas y personal de apoyo: Personas contratadas para actuar en demandas específicas, sin relación directa y continua con la organización criminal.

Formas de reclutamiento
Todo comienza con un proceso de búsqueda por parte de los tratantes en las calles, los sitios públicos (parques, campos deportivos, discotecas, bares, centros comerciales, establecimientos donde hay juegos de azar, cabarets, entre otros), agencias de modelo, instituciones educativas, de protección, de salud, incluso en los mismos hogares. Los medios de comunicación como la prensa, televisión, radio e internet, son empleados también como una forma de captación publicando falsos y atractivos anuncios de empleo, becas de estudios y/o de viajes al exterior, generalmente, empleando como medio de contacto teléfonos celulares. Una vez encontrada a la victima la contactan, buscan atraerla ofreciéndole una rápida solución a una necesidad o un deseo presente; y otras veces sin ofrecerles nada, ni mediar engaño, recurren directamente a la violencia física y al secuestro de la persona.

¿Por qué las personas son víctimas de trata de personas?
Hay muchas razones por las que las personas son contactadas, reclutadas, movilizadas, vendidas y compradas por redes de tratantes. Entre estas razones están principalmente la falta o limitada presencia de oportunidades y de desconfianza, así como el aprovechamiento de los sueños de las personas que viven en condiciones de pobreza, desempleo y poco acceso a la educación. Una investigación en curso de la OIM Colombia ha demostrado que a frente de tales condiciones, algunas personas consideran la posibilidad de tomar grandes riegos y creer en las promesas que algunas personas les hacen para que tomen la decisión de viajar y encontrar un “futuro mejor”.
Frecuentemente están dispuestas a viajar a un lugar desconocido y dejar atrás a su familia y amigos sin saber a qué se van; en el que muchas veces se van a encontrar con una cultura y un idioma diferente.

Perfil de las victimas
A nivel mundial se estima que un amplio porcentaje de las víctimas son mujeres, niñas y adolescentes explotadas sexualmente. En la Argentina, el grupo con mayor riesgo de convertirse en víctima de la trata está integrado por mujeres y niñas con bajos niveles de escolarización, por debajo de la línea de pobreza y en general jefas de hogar. Sin embargo, en los dos últimos años ha aumentado el número de secuestros de víctimas, afectando entonces a todas las clases sociales y también el número de niñas que son transformadas en adictas a las drogas, para luego ser explotadas sexualmente por las redes de tratantes. En estos casos, las víctimas tienen en general un buen nivel de escolarización y pertenecen a los estratos medios de la población.

1 comentario: